Independencia de México

Del Grito de Dolores a la Independencia de México (1810-1821)

grito de Dolores y ejercito Trigarante

y se dio el grito de libertad … y acudieron al llamado los hombres de bien, de valía y de verdad, en busca de una Patria que forjar.

CAPS

Una reseña sobre uno de los movimientos más importantes de México: la Independencia de México. 

El periodo de nuestra historia conocido como la Guerra de Independencia empieza (estrictamente hablando) la madrugada del 16 de septiembre de 1810, cuando el padre Miguel Hidalgo da el llamado Grito de Dolores y termina el 27 de septiembre de 1821 (11 años y 11 días después) con la entrada triunfal del Ejército Trigarante, encabezado por Agustín de Iturbide y Vicente Guerrero, a una jubilosa Ciudad de México. El objetivo principal de este movimiento (armado y social) era liberar a nuestro territorio del yugo español y que, en cada rincón de la Colonia se olvidase por completo el concepto de virreinato.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es independencia-mexico-historia2.jpg

Como es lógico de suponer, antes de 1810 hubo antecedentes ideológicos notables encaminados “por esa hambre de libertad” que ya operaban, principalmente, en las mentes de los criollos (personas nacidas en México pero de padres europeos); se sabe incluso que, antes de estallar la Independencia, uno de los grandes pensadores de la época, fray Melchor de Talamantes, había logrado circular varios escritos subversivos en los que se afirmaba que el territorio mexicano, por tener “todos los recursos y facultades para el sustento, conservación y felicidad de sus habitantes”, podía hacerse independiente y que, además de posible, la Independencia de México era deseable porque el gobierno español no se ocupaba del bien general de la Nueva España, como sí se ocuparía un gobierno libre, constituido por netamente mexicanos.

 

ETAPAS DE LA INDEPENDENCIA

De acuerdo con los especialistas, el estudio del desarrollo histórico de este importante movimiento revolucionario se puede entender mejor si se revisan, detenidamente, los siguientes cuatro momentos o etapas más trascendentales:

Primera etapa

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es grito2.jpg

Abarca desde el Grito de Dolores (16 de septiembre de 1810) hasta la batalla de Puente de Calderón (en el actual municipio de Zapotlanejo, Jalisco, el 17 de enero de 1811).

Hechos Notables

El Grito de Dolores es el discurso que da inicio a la guerra de Independencia mexicana proferida por el cura Miguel Hidalgo y Costilla en la madrugada del día 16 de Septiembre de 1810 en la población de Dolores, hoy llamada en su honor Dolores Hidalgo, en el estado de Guanajuato México.

La Toma de la Alhóndiga de Granaditas, el 28 de septiembre del 1810, entre los soldados realistas de la provincia y los insurgentes comandados por Miguel Hidalgo e Ignacio Allende. El intendente, Juan Antonio Riaño pidió a la población acuartelarse en la Alhóndiga de Granaditas, granero construido en 1800, cuya construcción había participado Miguel Hidalgo como asesor de su viejo amigo Riaño.

La batalla del Monte de las Cruces fue un enfrentamiento militar ocurrido en Monte de las Cruces, cercano a Toluca de Lerdo, en el municipio de Ocoyoacac, Estado de México, el 30 de octubre de 1810, entre las fuerzas del Ejército Insurgente, dirigido por Miguel Hidalgo y CostillaIgnacio Allende y Juan Aldama contra las fuerzas leales a la Corona española, comandadas por el coronel Torcuato Trujillo.

La mañana del 30 de octubre, les alcanzaron en un paraje cercano a la capital conocido como Monte de las Cruces. Los realistas fueron derrotados por los más de 80,000 insurgentes, quienes consiguieron gran parte del armamento español y estuvieron a un paso de tomar la Ciudad de México, pero por motivos desconocidos,​ Hidalgo decidió no entrar en México y retirarse al Bajío, donde el 7 de noviembre, Félix María Calleja infligió la primera derrota insurgente en la batalla de Aculco, hecho que distanció a Hidalgo de Allende, ya que los jefes insurgentes tomaron rutas distintas; el primero marchó a Valladolid y el segundo a Guanajuato.

La Batalla de Aculco fue un enfrentamiento militar, ocurrido el 7 de noviembre de 1810 en una loma inmediata al poblado de Aculco, perteneciente a la intendencia de México y ubicado en el actual Estado de México. Fue una de las batallas de la Guerra de Independencia de México, y se llevó a cabo luego de que Miguel Hidalgo había decidido retirar sus tropas tras el triunfo obtenido en la Batalla del Monte de las Cruces, el 30 de octubre de ese año.

La Batalla del Puente de Calderón el 17 de enero de 1811 fue una victoria militar de los realistas sobre las fuerzas insurgentes mexicanas durante la Guerra de Independencia de México, librada por la posesión del Puente de Calderón, en el municipio de Zapotlanejo, a unos 30 kilómetros al este de Guadalajara, México. Combatieron en ella el ejército insurgente, comandados por Miguel Hidalgo y Costilla, Ignacio Allende, Juan Aldama y Mariano Abasolo, contra tropas realistas al mando del teniente general Félix María Calleja.

La victoria de las tropas realistas en la batalla del Puente de Calderón puso fin a la insurgencia del cura Hidalgo —que poco después sería capturado y fusilado—, constituyendo el último episodio bélico de la primera etapa de la Independencia de México.

  • Despojan a Hidalgo del mando militar

Después de la derrota en Puente de Calderón, Hidalgo es despojado del mando militar en favor de Allende, en la hacienda del Pabellón, Aguascalientes, el 24 de Enero de 1811, el resto del camino hacia el norte, es tratado como prisionero.

El 21 de marzo de 1811 llegaron a Acatita de Baján las fuerzas del ejército insurgente, que tras la grave derrota sufrida frente a los realistas en la Batalla del Puente de Calderón huían hacia el norte buscando comprar armas en Estados Unidos. Mientras se dirigían a San Antonio Béjar, Ignacio Allende recibió la invitación de Ignacio Elizondo, un oficial realista que se había pasado al bando insurgente, de detenerse en las norias de Acatita de Baján para que pudieran reabastecerse de agua. Elizondo les prometió brindarles protección con sus tropas, pero les traicionó y les tendió una emboscada. Únicamente Allende trató de oponer algún tipo de resistencia, pero en el intercambio de fuego resultó muerto su hijo Indalecio Allende; ante esto, él mismo se rindió y junto con Miguel Hidalgo, Juan Aldama, Mariano Abasolo, Mariano Jiménez y muchos otros, fueron conducidos primero al antiguo presidio de la población y luego enviados a Chihuahua, donde serían juzgados y posteriormente fusilados.

  • Hidalgo y Allende rechazan indulto

El 28 de Febrero, el virrey Francisco Javier Venegas ofrece a Hidalgo el indulto, sin embargo, el 1 de Marzo de 1811, Hidalgo y Allende lo rechazan escribiendo en una carta lo siguiente: “… en desempeño de su nombramiento y de su obligación, que como a patriotas americanos les estrecha, no dejarán las armas de la mano hasta no haber arrancado de las de los opresores la inestimable alhaja de su libertad”.

Ignacio Allende, Juan Aldama y Mariano Jiménez, son fusilados en la plaza de San Felipe en la cuidad de Chihuahua el 26 de Junio de 1811.

El 3 de julio de 1811 se dictaminó que Hidalgo debía morir. La Inquisición lo degradó de su carácter sacerdotal. Al amanecer del 30 de julio fusilaron al cura de Dolores, caudillo de la rebelión insurgente.

Las cabezas de los insurgentes fueron cercenadas y enviadas para su exposición pública en cada una de las esquinas de la Alhóndiga de Granaditas en Guanajuato. Como advertencia para todos aquellos que quisieran sublevarse y retiradas 10 años después que terminó el movimiento de Independencia, en marzo de 1821. Finalmente, en 1925 fueron trasladados a la Columna de la Independencia, donde reposan actualmente.

Segunda etapa

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es independencia.jpg

En este período entra en escena José María Morelos y Pavón llamado Siervo de la Nación. Este va desde principios de 1811 hasta el fusilamiento del Siervo de la Nación el viernes 22 de diciembre de 1815.

Hechos Notables

La batalla de Cuautla fue una acción militar emprendida entre el 19 de febrero y el 2 de mayo de 1812, en la población de Cuautla, hoy estado de Morelos. El ejército insurgente fue sitiado por las tropas españolas comandadas por Félix Calleja. Los insurgentes resistieron setenta y tres días el sitio impuesto por los realistas y en más de una ocasión intentaron romper el cerco. La madrugada del 2 de mayo, el comandante insurgente José María Morelos y sus lugartenientes Hermenegildo Galeana y Mariano Matamoros, huyeron de Cuautla, finalizando así la acción militar.

En una acción militar hecha en abril, los realistas estuvieron a punto de tomar una parte de Cuautla, puesto que habían hecho retroceder a gran parte de los defensores de la plaza, pero un niño, de apenas 12 años bajo el mando de Juan Nepomuceno Almonte nota, tomó un cañón y lo hizo disparar, destruyendo en el acto a la avanzada realista que venía a reforzar a los atacantes, quienes huyeron dispersos ante la caída de sus refuerzos. Ese niño se llamaba Narciso Mendozanota y es conocido como El Niño Artillero, el cual sería bisabuelo de otro héroe de la Revolución Mexicana que estallaría 100 años después: Emiliano Zapata (el gran insurrecto). Morelos le entregó un premio de dos reales por su acción.

Va mi espada en prenda, voy por ella.

Guadalupe Victoria

Morelos decidió marchar a Oaxaca en noviembre de 1812 tras haber tomado las Plazas de Tehuacán y Orizaba.

En Oaxaca se narra una de las leyendas de Guadalupe Victoria, quien se dice comandaba una legión, que se acercó a un río a cuyo extremo se encontraba una división de soldados realistas. Como cuenta la leyenda, Victoria lanzó una espada al río diciendo «Va mi espada en prenda, voy por ella» y acto seguido se lanzó al ataque de los realistas, siendo a su vez imitado por el resto de la tropa comandada por él.​ Tras tres horas de combate, Morelos logró tomar la ciudad.

El Congreso de Anáhuac, también llamado Congreso de Chilpancingo, fue convocado en Chilpancingo en la entonces Provincia de Tecpan, el 13 de septiembre de 1813 por José María Morelos y Pavón.

Documento presentado por Morelos, en el congreso de Anáhuac el 14 Septiembre de 1813. El cual está basado en estos 3 puntos importantes. La libertad, justicia y respeto:

        • Se declara la Independencia de México de España y cualquier otra Nación.
        • La soberanía reside en el pueblo: El pueblo elige a sus representantes
        • División del gobierno en 3 poderes: 
          • Ejecutivo
          • Legislativo
          • Judicial
        • Se proscribe la esclavitud y la distinción de castas para siempre y todos queden iguales.

Se han acabado mis dos brazos, ya no soy nada

José María Morelos y Pavón

En junio de 1814, Hermenegildo Galeana acudió a la costa guerrerense, a defender las posiciones conquistadas. El 27 de junio sufrió un accidente al caer de su caballo. Fue capturado por un soldado realista llamado Joaquín de León, quien lo degolló al instante. Se dice que al conocer Morelos la noticia de la muerte de Galeana, exclamó «Se han acabado mis dos brazos, ya no soy nada», haciendo referencia a Matamoros y Galeana.

La Constitución de Apatzingán (formalmente: Decreto Constitucional para la Libertad de la América Mexicana) fue sancionada el 22 de octubre de 1814, por el Congreso de Chilpancingo reunido en la ciudad de Apatzingán a causa de la persecución de las tropas de Félix María Calleja.​ La Constitución fue promulgada dos días después por el Supremo Gobierno y tuvo vigencia para las fuerzas de los insurgentes y los territorios que lograron controlar efímeramente durante el transcurso de la guerra de Independencia.

Yo solo soy, Siervo de la Nación

José María Morelos y Pavón

Al día siguiente, se efectuó la sesión en la que debería elegirse Generalísimo, y esta elección se llevó a cabo por el Congreso. Fueron propuestos Rayón, Liceaga, Berdusco y Morelos, y por unanimidad resultó electo Morelos, pero en vista de su renuencia a aceptar el cargo, los miembros del Congreso decidieron tomar un tiempo para deliberar. Los militares se opusieron, argumentando que Morelos había sido electo por aclamación popular y no se podía aceptar su renuncia, que fue la decisión final del Congreso. Finalmente Morelos aceptó, y el Congreso le otorgó el título de «Alteza Serenísima», que Morelos rechazó y decidió cambiar por «Siervo de la Nación«.​

El 5 de noviembre de 1815, Morelos fue capturado en Tezmalaca, Guerrero, por las tropas españolas al mando del Coronel Manuel de la Concha.

La madrugada del 21 de diciembre, Calleja dictó la sentencia de muerte para Morelos, y el coronel De la Concha, su captor, fue el encargado de ir a la prisión y leerla a Morelos, quien la escuchó de rodillas. 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Retrato_de_Morelos_1813_small2-2.jpgJosé María Morelos y Pavón

Siervo de la Nación
El viernes 22 de diciembre, alrededor de las seis de la mañana Morelos despertó en su celda, comió un pan con café, y después fue encadenado de manos y pies, subió a una carroza custodiada por 50 soldados y marchó a Ecatepec, donde se realizaría la ejecución, por orden de Calleja. Al pasar al paredón, tocaron los tambores. Morelos abrazó a de la Concha, se vendó los ojos, Acto seguido se hincó con la espalda al pelotón. A la voz de mando sonaron dos descargas. Oficialmente, a las cuatro de la tarde del viernes 22 de diciembre de 1815, José María Morelos y Pavón había muerto. Sus restos descansan en la Columna a la Independencia, en la Ciudad de México.
 

Con cinco generales como Morelos, conquistaría el mundo

Napoleón Bonaparte

  • Legado

Cuenta una leyenda que Napoleón Bonaparte, emperador de Francia, exclamó, durante la campaña de 1812: «Con cinco generales como Morelos, conquistaría el mundo».​ También sus propios adversarios lo reconocían como militar. El virrey Francisco Xavier Venegas lo describió como «el principal corifeo de la insurrección, y ha sido en ella el genio de mayor firmeza, recursos y astucia».​

 

Tercera etapa

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es independencia-fusilamiento-morelos-abrazo3.jpg

Ésta se caracteriza por un gran desorden. Con la muerte del “Siervo de la Nación” (fusilado en Ecatepec, en el Estado de México), se crea un gran vacío en el mando del grupo insurgente y comienza un período de guerra de guerrillas. Los realistas, aprovechando esta situación, al mando del temible General Félix María Calleja logran rehacerse y recuperar la ofensiva. En esta etapa se rinde el último reducto importante insurgente y técnicamente, los leales a la corona han ganado la guerra. Sólo unas cuantas partidas, como la que comandaba Vicente Guerrero (en el sur), siguieron en pie de lucha. Este periodo acaba en febrero de 1821 con la firma del trascendental Plan de Iguala.

Hechos Notables:

Martín Javier Mina Larrea, conocido como Francisco Javier Mina (Otano, Navarra, España; 1 de julio de 1789-Fuerte de los Remedios, Pénjamo, Guanajuato, Nueva España; 11 de noviembre de 1817), fue un militar y guerrillero español que participó en la Guerra de la Independencia de España (contra los franceses) y en la Independencia de México (del lado de los insurgentes y en contra de los realistas). Es el pionero de las guerras de guerrillas, una de las acciones que permitieron mantener viva la llama de la guerra de independencia.

Vicente Guerrero se unió a las tropas de José María Morelos en El Veladero desde 1811. Hasta 1814 su papel fue secundario, pero después de las derrotas de Valladolid y Puruarán fue comisionado por Morelos para mantener la revolución en el sur, área cuya geografía conocía muy bien por sus actividades como arriero y comerciante anteriores al estallido de la lucha armada.
En 1816, rechazó el indulto ofrecido por el virrey Apodaca y prefirió mantenerse en pie de lucha. 

Constituida la nueva Junta del Balsas, la cual se hizo llamar Superior Gobierno Republicano, se ratificó el nombramiento de Vicente Guerrero como general en jefe del Ejército del Sur. Con esta investidura, el caudillo se dedicó a reclutar nuevas fuerzas y reorganizar a las existentes para construir un fuerte en el cerro de Santiago, al que se llamó Fuerte de Barrabás.

La Patria es Primero

Vicente Guerrero

Vicente Guerrero (1782 – 1831)

Después de las derrotas del ejército realista sufridas el 28 de Diciembre de 1820 en Tlatlaya y el 2 de enero de 1821, en la Batalla de Zapotepec, cerca de Chilpancingo, ante Pedro Ascencio y Vicente Guerrero respectivamente. Al evaluar estas dos derrotas, Iturbide concluyó que los insurgentes conocían muy bien el terreno y que vencerlos le llevaría más tiempo del que tenía planeado. Por tal motivo cambió su estrategia y escribió una carta a Guerrero el 10 de enero de ese año. Ofreciéndole el indulto amén de otros puntos, Guerrero que ya había rechazado una oferta de indulto con anterioridad, tomó con cautela la propuesta de Iturbide y le respondió en una carta fechada el 20 de enero, que había percibido ciertas ideas de liberalismo. Antes de que Iturbide recibiera esta carta, el 25 de enero, Pedro Ascencio atacó a las fuerza del coronel Rafols en Totomaloya, obligando a los realistas a replegarse hacia Sultepec. El 27 de enero, el coronel realista Francisco Antonio Berdejo, con una fuerza de trescientos hombres, fue vencido por los hombres de Vicente Guerrero en el Espinazo del Diablo, cerca de Chichihualco.​ El 4 de febrero, desde Tepecuacuilco.

Iturbide escribió una segunda carta a Guerrero en la que le propuso reunirse cerca de Chilpancingo para sellar un pacto de paz, el contenido de las cartas le hace ver que hay una salida pacífica al conflicto, gestándose ahí el Plan de Iguala. Finalmente el 10 de febrero, de acuerdo a Lorenzo de Zavala, se efectuó una reunión en Acatempan en donde Guerrero e Iturbide, respaldados por sus tropas, se reunieron, conversaron y se abrazaron para sellar la paz

  • Plan de Iguala

El 24 de febrero de 1821, Iturbide proclamó el Plan de Iguala el cual se fundamentó en tres garantías: religión católica como única aceptada, unión de todos los habitantes, e independencia de la Nueva España.​

Sus tres principios fueron:

        1. Establecer la independencia de México.
        2. Establecer la religión católica como la única.
        3. Establecer la unión de todas las clases sociales.

Más tarde, estos tres principios (Religión, Independencia y Unión) se convertirían en las Tres Garantías que promovió el ejército que sustentaría al gobierno, al que, por la misma causa, se le llamó Ejército Trigarante.

El Plan de Iguala contiene una extensión de diecisiete artículos conocidos como Tratados de Córdoba en los cuales se estipulaba que el gobierno que adoptaría México como nación independiente sería el de una monarquía moderada, cuya corona sería otorgada a Fernando VII miembro de la Casa de los Borbones, o en su defecto, a algún otro Infante de España para devolver a la corona, en el ahora México independiente, el poder que la Constitución española de 1812 le había quitado en España.

El documento constaba de veinticuatro artículos que sintetizaban las aspiraciones autonomistas e independentistas de todos los sectores de la sociedad novohispana. Se proponía la creación de una junta, lo cual había deseado Primo de Verdad desde 1808; la abolición de la esclavitud y defensa de la religión católica, lo cual había proclamado Hidalgo en 1810; se establecía que todos los habitantes sin distinción serían considerados ciudadanos, lo cual había proclamado Morelos en 1813; se proclamaba un régimen constitucional, por lo cual luchó Mina en 1817; se buscaba la unión y la paz para terminar con el derramamiento de sangre, lo cual, después de una década de luchas fratricidas, deseaba toda la población; se ratificaban los privilegios y los fueros del clero, lo cual deseaba la Iglesia; y se darían reconocimientos de grado así como recompensas a los militares, lo cual deseaban los miembros del ejército; se pretendía establecer un régimen monárquico moderado constitucional adecuado a la entidad cuyo trono sería ofrecido al propio Fernando VII, o bien a alguno de los infantes de España, lo cual dejaba la puerta abierta a los que insistían en las ideas absolutistas. Se creó el Ejército Trigarante conformado inicialmente por el ejército Insurgente y por las tropas realistas que se encontraban bajo el mando de Iturbide, quien asumió el puesto de jefe máximo.​

 

Cuarta etapa

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es ejercito-trigarante-mexico2.jpg

Ésta transcurre del 24 de febrero de 1821 hasta el 27 de septiembre de ese mismo año (11 años, once días después que iniciara, la gran gesta del movimiento de Independencia) cuando el Ejército Trigarante, al mando del ex realista, Agustín de Iturbide, entra triunfal, junto con Vicente Guerrero, a la Ciudad de México. El contingente, compuesto por los soldados del General Iturbide (ya convertidos) y los insurgentes que aún quedaban, avanzó por la actual calle de Madero en el Centro Histórico de CDMX hasta alcanzar la popular plancha del Zócalo. Con este pasaje terminó formalmente la lucha por la Independencia de México.

.

Así que ahora ya sabes, porqué se da el grito el 15 de Septiembre, es para conmemorar el sacrificio de estos grandes héroes, que ofrendaron su vida para darnos PATRIA y LIBERTAD.

Así que siéntete orgulloso, de la sangre que llevas y honra el título que se te da …

MEXICANO.

CAPS

Himno Nacional Mexicano Orquesta Sinfónica del IPN México

Himno Nacional Mexicano COMPLETO

Mexicanos al grito de guerra. Mexsor

volver a los valores

Historia del Himno Nacional

Himno Nacional Completo

Himno Nacional Mexicano

Francisco González Bocanegra  Letra – Musicalización Jaime Nunó

Estribillo
Mexicanos, al grito de guerra
El acero aprestad y el bridón;
Y retiemble en sus centros la tierra
Al sonoro rugir del cañón.

I
Ciña ¡Oh Patria! tus sienes de oliva
de la paz el arcángel divino,
que en el cielo tu eterno destino
por el dedo de Dios se escribió.
Mas si osare un extraño enemigo
profanar con su planta tu suelo,
piensa ¡Oh Patria querida! que el cielo
un soldado en cada hijo te dio.

II
¡Guerra, guerra sin tregua al que intente
de la patria manchar los blasones!,
¡guerra, guerra! los patrios pendones
en las olas de sangre empapad.
¡Guerra, guerra! en el monte, en el valle,
los cañones horrísonos truenen
y los ecos sonoros resuenen
con las voces de ¡Unión! ¡Libertad!

III
Antes, Patria, que inermes tus hijos
bajo el yugo su cuello dobleguen,
tus campiñas con sangre se rieguen,
sobre sangre se estampe su pie.
Y tus templos, palacios y torres
se derrumben con hórrido estruendo,
y sus ruinas existan diciendo:
de mil héroes la Patria aquí fue.

IV
¡Patria! ¡Patria! tus hijos te juran
exhalar en tus aras su aliento,
si el clarín con su bélico acento
los convoca a lidiar con valor.
¡Para ti las guirnaldas de oliva!
¡un recuerdo para ellos de gloria!
¡un laurel para ti de victoria!
¡un sepulcro para ellos de honor!

Don`t copy text!